La relación entre el ejercicio y la música aún no ha sido profundamente estudiada, porque involucra la consideración de varias disciplinas muy distintas; sin embargo, nadie duda que las personas efectivamente sí responden favorablemente a la música que escuchan mientras entrenan. Un reciente estudio llevado a cabo en Inglaterra comprobó que quienes hacen ejercicio con música potencian la actividad física y se esfuerzan más por lograr sus objetivos de entrenamiento. Otras investigaciones han demostrado que la música incrementa la motivación de los deportistas, mejorando significativamente su desempeño.